Café de Especialidad Robusta

El café de especialidad robusta, también conocido como Coffea canephora, es una de las especies de café más cultivadas en todo el mundo. Representa aproximadamente el 40% de la producción total de café, conviviendo con la especie de café más comúnmente conocida, Coffea arabica. ¿Quieres saber más de esta variedad de café consumida en todo el mundo?

cafes especialidad robusta

Origen del café de especialidad Robusta

café de especialidad robusta

Es importante destacar que el café de especialidad se refiere a aquellos granos de café que cumplen con altos estándares de calidad y se cultivan en condiciones específicas, como una altitud determinada y un procesamiento adecuado. El café de especialidad robusta cumple con estos criterios y se considera una opción apreciada por aquellos que buscan una experiencia de café diferenciada y de alta calidad, aunque tiene características muy distintas al café de especialidad arábica. 

El origen del café robusta se encuentra en África, específicamente en el antiguo Congo Belga. A partir de ahí, su cultivo se expandió por todo el continente africano, principalmente en África Central y Occidental, y posteriormente se extendió a otras regiones, como América del Sur y el continente Asiático; en este último, cabe recordar, la variedad mayoritaria es la robusta. 

Diferencias y semejanzas más destacables del café de especialidad Robusta y el café de especialidad Arábica

El café robusta se diferencia del café arábica en varios aspectos. El cafeto de robusta es un arbusto más grande y su crecimiento es más fácil y resistente. Sus hojas son anchas y de color verde pálido, mientras que las flores son blancas y fragantes. Además, los racimos de frutas de la planta de robusta son mayores que los del arábigo. Es por esta razón que, desde el mismo momento en que se escoge una semilla de una u otra variedad, ya se aprecian implicaciones intrínsecas al aroma y sabor que estás a punto de consumir. 

Ambas variedades provienen de África y se importaron al resto del mundo para su cultivo posterior. Entre ambas representan el 99% de la producción mundial de café y tienen características botánicas y componentes químicos entre sí. La estructura genética, la altitud de cultivo, la acidez, el nivel de cafeína, el contenido de aceites que determinan su aromaticidad y los matices de sabor; en la arábica con matices afrutados o achocolatados, y en el robusta, con tonos a madera y roble, con más cuerpo. ¿Quieres saber más? Ahí tienes el vídeo.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es el café de especialidad robusta?

El café robusta es un tipo de café originario de África y la segunda variedad más cultivada en todo el mundo. Sus características difieren de las del café arábica desde su plantación hasta su mismo consumo. Como su propio nombre indica, las condiciones de crecimiento y cultivo de esta variedad no son tan específicas como el café arábigo, y puede cultivarse a alturas más bajas y en condiciones de mayor humedad. Se cultiva en África, en el sudeste asiático y en algunas partes de Sudamérica. 

Las diferencias físicas entre un grano robusto y otro arábigo pueden observarse en el distinto tipo de flor, en la mayor anchura y tamaño de sus hojas, en el mayor número de cerezas que produce, en la resistencia a los cambios de temperatura y en el mejor rendimiento de su plantación. En España el café robusta es el más consumido a nivel general, ya que no somos país tropical y no producimos café (salvo una pequeña proporción en las islas Canarias)

 

¿Qué proporción de arábica y robusta es adecuada para tener un buen café de especialidad?

Un buen café de especialidad ciertamente está compuesto en su totalidad por la variedad de café arábigo. Esta variedad cumple con los requisitos de calidad y sostenibilidad, tiene beneficios para la salud al contener menos cantidad de cafeína, su sabor es más delicado y suave, su aroma y acidez son equilibradas y por eso es el más cultivado en todo el mundo. 

Sin embargo, debes saber que un buen café robusta es mejor que un café arábica de baja calidad. Si quieres disfrutar de un buen café de especialidad que contenga las dos variedades, la mayor parte de los que encontrarás contendrán una proporción mucho mayor de arábica que de robusta; esta última proporciona más robustez y cuerpo.